lunes, 25 de septiembre de 2017

The End... ¡Not yet!

Ya lo se, mucho tiempo ha pasado, demasiado, desde la última entrada que escribí. 

Cuando nació mi primera hija pude seguir, mas o menos, el ritmo pero con el nacimiento de la segunda ¡Nela! ha sido totalmente imposible... Dos hijas no ha sido trabajo x2, eso ya me lo habían advertido pero no me imaginaba que sería x17 xDD

En estas circunstancias, y siendo la niña igual que su hermana he tardado casi 8 meses en pasar noches compatibles con la vida ¡las da por dormir fatal! pero ahora por fin parece que voy viendo una luz, TENUE, al final del túnel pero luz al fin y al cabo.

No he entrenado, no he escalado, he engordado... creo que puedo esperar que mi primer día en un roco sea una depresión pero voy preparado para ello y para volver por mis fueros.


yo escalando EN VAQUEROS en el pico de la Miel en Madrid... Vaqueros y metiendo cacharros, si, definitivamente eran mis comienzos jajaja creo que eso es el año 2002 o asi... oh my god! Conmigo iban el capitán Trueno y Tumoe si llevas tiempo foreando y escalando seguro que sus nombres te suenan :p

Me temo que en este proceso he pasado de mi mejor momento con 7b encadenado y 6c a vista a mi peor momento pero ¡hey! esto es solo un nuevo comienzo, mi cuerpo ha descansado, mi cuerpo sabe como debe moverse y pienso no solo alcanzar mis máximos sino superarlos ¡faltaría mas!

Para ello lo primero que he hecho es buscar donde entrenar y va a ser en el rocódromo del polideportivo Dehesa Boyal en S.S de los Reyes, me pilla al lado de casa, cerca del trabajo y pretendo con el apoyo de mi mujer sacar dos días de rocodromo a la semana para volver a darle caña a los tendones ;)

Volveréis a leer mis novedades, análisis de material, flasheo de vias, entrenamientos, mis idas de olla, comentarios de libros y películas, el relanzamiento del nuevo "escaladoresdemadrid" que tenemos en marcha, proyectos, encadenes, salidas.... ¡volvemos a la carga!

Hace poco me pasó algo. Algo que me devolvió a la tierra, a las ganas de escalar y a las ganas de compartir con vosotros lo que me pase. Hace poco estuve a punto de morir, si, de MORIR, nunca en mi vida he visto a la dama de negro tan cerca de besarme con sus fríos labios pero esta vez pude sentir su aliento.

Mi inexperiencia y mis errores me llevaron a una situación de peligro haciendo surf, deporte que he descubierto hace un año o así... siempre he surfeado o tratado de surfear en Mediterraneo pero con mi propia tabla y mi neopreno me llevo la tabla siempre que puedo. Esta semana santa subí a un paraíso de la roca y del surf: ASTURIAS. Específicamente al pueblo de Puerto Vega y a disfrutar entre otras cosas de su maravillosa playa de FREJULFE o FREXULFE.


Frexulfe es este paraíso en la tierra...

EL primer día que me metí al agua muy bien, una ola de 1.5m muy maja y entre y salí del mar muchas veces durante tres horas conociendo la playa y su mar.

A los 3 días de eso las condiciones habían cambiado, las olas eran mayores, 2.5m, yo nunca había entrado a un mar en esas condiciones y algo en mi interior me decía que no lo hiciera aun así no le hice caso y entré al agua, había estado poco tiempo antes en la misma playa disfrutando ¿que podría pasar? si no lo veía bien salía y punto... qué equivocado estaba... ya al entrar noté que algo no iba bien costándome mucho incluso el mero hecho de romper la linea donde rompen las olas y remar hasta una zona donde poder esperar mejores olas y tratar de disfrutarlas.... cosa que no llegó a pasar.

Había 3 personas en el agua y para no molestarles me moví hacia la derecha alejándome de ellos para no molestarles, meterme en una ola que no me tocara y terminar tocándoles los cojoncillos... que en deporte del surf se lleva regular :p

En esas estaba que me di cuenta de que no estaba en el mar, de repente estaba remando en un río que me sacaba de la playa para llevarme mar a dentro, mirara donde mirara solo veía el agua correr hacia dentro, nunca había visto nada igual. Supongo que en condiciones normales y pensando con calma hubiera remado en horizontal a la playa, salido de la corriente y remado después a la orilla pero el miedo me llevo a remar HACIA la playa.

Con la suerte (o mala suerte) de que físicamente estoy bien y tras CASI UNA HORA REMANDO conseguí acercarme, AGOTADO, a la playa. Cuando llegué a la playa, mas o menos cerca ya, en la linea donde rompen las olas, las espumas, un monstruo de 2.5 metros me rompió justo encima haciéndome perder el equilibrio y dándome un revolcón como jamás en la vida me había dado una ola, me volteó, me revolvió, me hundió.... ahora se porque las llaman lavadoras. Cuando conseguí salir del agua solo pude ver como una segunda ola se acercaba casi sin darme tiempo a hacer nada... tuve el tiempo justo de decirme a mi mismo: "ESTO ES PELIGROSO. Haz las cosas bien, mantén la calma, aguantas la respiración mas de 3 minutos bajo el agua así que no debería pasar nada, mantén la calma y saldrás de esta... justo en ese momento la ola se elevaba sobre mi y la historia se repitió: vueltas, revolcón, volteretas... cuando por suerte rocé el suelo con el pie al menos supe donde estaba 'abajo' y donde 'arriba' y pude nadar a la superficie. En esas estaba yo realmente asustado, la potencia de la ola y del agua hacían de mi lo que querían y yo no podía mas que resistir.

El invento se había partido y no sabía donde estaba la tabla, poco me importaba pues mi prioridad era salir del agua... si era capaz.


Así queda un Leash (invento) que es el cable de acero que te une a la tabla 
cuando se PARTE no por el tobillo o el nudo de la tabla sino por el 
propio cable.... si no se llega a partir seguramente enredado con la tabla hubiera muerto.

No podía mas pero aun quedaba una tercera ola, de repente eso no era un juego, estaba agotado, dos lavadoras seguidas me habían exprimido los pulmones y una tercera me daba pánico.... "aguanta la respiración, busca la superficie, haz las cosas bien, me repetía... para vivir" cuando se rompió sobre mi cogí aire para resistir pero tuve la mala suerte de apurar demasiado tiempo y en vez de aire lo que hice fue tragar agua y espuma. Me encontraba bajo el agua dando volteretas y pasando infinitos segundos con la boca llena de agua y sin aire... me dio tiempo a pensar ¿estoy muriendo aquí?¿muero hoy?¿así? NO QUIERO MORIR AHOGADO Hice lo único que podía hacer, aguantar.... y que fuera lo que tuviera que ser... Llegó un momento en que fuera de toda lógica me invadió la calma... no podia hacer mas, si era mi momento... que tenia pinta, así sería...

¡Pero no!

Salí del agua, al lado de la orilla, morado, sin aire, la sensación era la de un ochomilista: no tenia fuerzas ni para dar un paso, veia las olas pequeñas que me rodeaban y la misma resaca, en mi debilidad, me medio arrastraba de vuelta al mar... "sal de aqui o estas muerto", mi mujer con mi hija pequeña en la orilla gritándome ¡SAL DE AHI!¡SAL DE AHI! Las 3 o 4 personas que había en la playa mirándome sin saber que pasaba... y yo como pude salí de agua, solo entonces pude arrodillarme en la arena y VOMITAR AGUA, no me lo podía creer, me dio la sensación de vomitar litros ¿de donde salía todo esto?¿de los pulmones? realmente había estado demasiado cerca de no estar escribiendo esto hoy...

Me senté, y con mucho, mucho esfuerzo conseguí respirar y poco a poco recuperarme....

Mi mujer, mi hija, mi suegro... llegaron y me ayudaron a quitarme el neopreno. Hoy tengo pendiente volver a hacer surf a esa playa Y PODEIS CREERME CUANDO DIGO QUE LO HARÉ

Como habéis leído mi mujer presenció todo y no me cabe duda: su experiencia tuvo que ser igual o incluso mas dura que la mía. verlo sin poder ayudar... con una niña en brazos.... MI AMOR; LO SIENTO - Hace poco que escribe un blog maravilloso (ella si que sabe escribir, no como yo) y seguro que en el, si quiere, un día podremos leer esta misma historia vista desde la playa a través de sus ojos.

Tenía todo esto guardado en el tintero porque cuando iba a escribirlo tuve que dejar de entrenar de nuevo y una lesion me dejó en el dique seco pero quiero publicarlo tal cual ¿porqué? porque significa una cosa ¡He vuelto! estoy entrenando, estoy escalando y vuelvo a tener ganas de escalar, de mejorar, de disfrutar y DE ESCRIBIR así que... quien me disfrutara leyéndome que sepa que este blog, aunque agonizando, no está muerto.... 

Aun hoy sigo acordándome de todo esto y me recorre un escalofrío, he aprendido mucho de mis errores y me he arrepentido mucho del rato que hice pasar a mi familia allí... pero lo que no te mata te hace mas fuerte, o mas sabio... o eso quiero creer.

Hoy no entreno ya en Dehesa Boyal sino en sputnik pero de eso os hablaré dentro de poco pues tiene que ver con un lumbago agudo que me dio.... como digo, he vuelto y por hoy os dejo tranquilos, ya os aburro más mañana ;)



6 comentarios:

  1. Escribe artículos más cortos que me han dAdo cabezazos contra la mesa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una hora muy mala, veremos lo que se puede hacer ;)

      Eliminar
  2. Madreeee! Qué pedazo de historia! Me alegro de que estés aquí y vuelvas con fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te digo yo que no... ¡tenía una sensación bastante agridulce mientras lo recordaba para escribirlo!!!

      Eliminar
  3. Me alegro que estés de vuelta, que sustito...yo estuve probando en Canarias, y la verdad...que revolcones, algunos se hacía larga la.espera bajo la ola. Un saludo!

    ResponderEliminar